Categories
Log in

More to explore:

Pastor

Bobs

There’s more to see...
Sign up to see the rest of what’s here!
Image
Thais Rodriguez
Thais Rodriguez • 1 year ago

"...CADA MAÑANA LLEVO A TI MIS PETICIONES Y QUEDO A LA ESPERA"4  de marzo     Reflexiones acerca de la oración. Primera parte (Salmo 5:3 NVI)   Las ovejas acaban, con el tiempo, familiarizándose con la voz de su pastor y aprenden a confiar en él para que supla todas sus necesidades. ¿Cómo puedes tú también familiarizarte con la voz de Dios? Veamos algunas pautas: 1) Entrégale a Dios tus pensamientos al despertar. Con la cabeza en la almohada y los ojos todavía cerrados, ofrécele a Dios los primeros segundos del día. Dile: 'Gracias por una noche de descanso. En este día te pertenezco'. C. S. Lewis lo expresó así: "En el momento en que te despiertas por la mañana, todos los deseos y actividades del día se agolpan en la cabeza como animales salvajes. Y tu primera tarea consiste en acallarlos y tratar de escuchar esa otra voz, recibir esa forma distinta de ver las cosas, dejar que fluya en ti esa otra vida más pausada, más fuerte y más sublime". 2) Entrégale a Dios tus pensamientos mientras esperas en Él. Sé como esos matrimonios de años que han aprendido a valorar el silencio; no necesitan llenar el espacio de conversación porque su cercanía mutua les basta. Procura estar en silencio delante de Dios. "Estad quietos y conoced que yo soy Dios..." (Salmo 46:10). Para sentir la presencia de Dios, tienes que estar en quietud delante de Él. Jesús oró:"...Que todos sean uno; como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros, para que el mundo crea..." (Juan 17:21). ¿Cuándo eres más consciente de la presencia de Cristo "en ti", como Él lo prometió? ¿Hasta qué punto lo has invitado para que se sienta más y más a gusto en tu corazón? ¿Cómo has desarrollado en tu vida la disciplina de la intimidad con Dios en los últimos años? Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

Related Pins

14 de abril                Debidamente cualificado. Octava parte "DISFRUTA DE LA VIDA CON LA ESPOSA QUE AMAS." (Eclesiastés9:9 PDT)    Debidamente cualificado para vivir el matrimonio. Hoy en día los matrimonios cristianos se deshacen con la misma facilidad que los no cristianos. Y los que pasan por ello necesitan que los amemos, no que los condenemos. Pero no hay duda de que algo va mal y que es necesario arreglarlo. Dos de las mayores causas del divorcio son las dificultades financieras y la pornografía. Cuando te ves desbordado por comprar cosas que no te puedes permitir y que no necesitas, te metes en problemas. Y cuando abres la mente a fantasías sexuales, estás contemplando imágenes que tu cónyuge no puede igualar y tu relación comenzará a deteriorarse. Salomón escribe: "¡Atrapad a las zorras, a esas zorras pequeñas que arruinan nuestros viñedos, nuestros viñedos en flor!"(Cantares 2:15 CST). Cuando no nos tratamos el uno al otro con ternura, con gracia, con amor, con consideración y con respeto, el avión que tripulamos juntos cae en picado. Si descuidas a tu cónyuge, estás facilitando que se vuelva vulnerable ante cualquier persona del otro sexo que aparezca, lo que hará aflorar el resentimiento y apoderarse de la relación. Si la Palabra de Dios no es efectiva en tu hogar y en tu matrimonio, entonces tampoco lo será en ningún otro lugar. Un creyente debidamente cualificado entiende que el secreto para tener un buen matrimonio no consiste únicamente en encontrar a la persona adecuada sino en convertirse en la persona adecuada. Y eso sólo puede ocurrir cuando te comprometes a vivir diariamente según los principios de la Palabra de Dios y demostrar el fruto del Espíritu (Gálatas 5:22). Se cuenta de alguien que le dijo al cónyuge: 'No sabía lo que era la auténtica felicidad hasta que me casé contigo; pero ahora es demasiado tarde'. A menos que quieras que ésa sea también tu historia, empieza a avivar la relación.   Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

18 de diciembre                                        Gorriones. Segunda parte "SOY... COMO UN PÁJARO SOLITARIO SOBRE EL TEJADO..."(Salmo 102:6-7)    Un gorrión solitario. Escribió el salmista: "Soy... como un pájaro solitario sobre el tejado..." (Salmo 102:6-7). ¿Ha sido destruido tu nido en una tormenta? ¿Has perdido a tu compañero? Jesús lo comprende. Sus discípulos no llegaron a "captar" quién era de verdad; discutían acerca de quién era el más importante y no fueron capaces de orar con Él en su hora más amarga. En la cruz, Jesús clamó: "...Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?" (Mateo27:46). Nos hace sonreír la historia de una chica soltera que colgó un par de pantalones en los postes de su cama y le escribió una carta a Dios en la que decía: "Padre celestial, ayúdame si puedes. He colgado unos pantalones aquí, por favor llénalos con un hombre". En serio, la soledad puede ser devastadora y afectar tu autoestima. Los jóvenes se preguntan si algún día encontrarán a la persona adecuada para casarse. Los mayores temen acabar la vida solos. El Dios que sabía que de algún modo Adán estaba incompleto, no sólo creó a Eva, sino que los presentó el uno al otro y los puso juntos. Y Él puede hacer lo mismo contigo. Si eres viudo, divorciado o soltero y te gustaría encontrar una buena pareja, no te angusties. Dios dice: "Yo sé dónde moras..." (Apocalipsis 2:13 LBLA). Dios conoce tu nombre, dirección y todo dato de tu vida. Y lo que es más importante, ¡se interesa por ti! Un pensamiento final: a veces la soledad no es la ausencia de afecto, sino de dirección; no es la ausencia de amistades sino de propósito. Empieza a acercarte a otros, busca un área de necesidad que nadie esté cumpliendo, dedícate de lleno a ello y verás cómo las cosas también mejoran para ti. Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

3 de febrero                        El contentamiento "...CON ESO ESTAREMOS CONTENTOS" (1 Timoteo 6:8 LBLA)   El contentamiento no es algo que se encuentra en un determinado lugar, sino el progreso diario al dirigirte a ese lugar. Y aunque te desvíes del camino de vez en cuando, seguirás disfrutando del paisaje a lo largo del rodeo. Dijo Pablo: "No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación" (Filipenses 4:11). El apóstol había aprendido a no dejar que sus carencias le hicieran pasar por alto sus bendiciones. ¿Cómo se consigue el contentamiento? Con tres actitudes: 1) Procúralo. Elígelo a diario. Llega al convencimiento de que tener más cosas materiales no te va a hacer más feliz. A veces el contentamiento te llevará a simplificar tu vida. Benjamin Franklin afirmó: "El contentamiento hace ricos a los pobres; la falta de este, hace pobres a los ricos." 2) Exprésalo. Sé capaz de decir: 'Tengo lo suficiente.' No quieras aprovecharte de todo lo que te ofrece la vida; frénate. Toma esa paga extra inesperada y en lugar de decidir en qué gastarla, di: 'Señor, tengo lo suficiente. ¿Cómo puedo usar este dinero para Tu obra?' 3) Convéncete y cambia de perspectiva. "Si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas" (Salmo 62:10). Si todos los granos de arena de todas las playas del mundo representaran la eternidad, el conjunto de tu vida no sería más que uno de esos granitos. Pon las cosas en perspectiva y fíjate que no es muy sabio pasar día y noche peleando para sacar el máximo provecho de ese granito, mientras desprecias todas las playas de eternidad que Dios tiene para ti. Para tener contentamiento, considera la vida desde una perspectiva eterna. Ya tienes demasiado. Haz que tu estilo de vida se amolde a los patrones bíblicos y vive con tu mirada en la eternidad.     Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

5 de junio                                   Las bases de la verdadera amistad "...TENEMOS COMUNIÓN UNOS CON OTROS Y LA SANGRE DE JESUCRISTO... NOS LIMPIA DE TODO PECADO" (1 Juan 1:7)     Leemos en la Biblia: "...Más vale amigo cercano que pariente lejano" (Proverbios27:10 TLA). A veces es más fácil entablar relaciones estrechas con personas ajenas a tu círculo familiar. Pero existe otra clase de "pariente de sangre" mencionado en la Biblia: los hermanos y hermanas unidos por la sangre de Cristo (1 Juan 1:7). Esa clase de relaciones no nos deja que nos alejemos y hagamos lo que nos parezca (Colosenses 3:15), sino que nos demanda que "procuremos llevarnos bien todos y tratemos a los demás con honra" (Santiago 3:18 parafraseado). Tales relaciones requieren un compromiso a largo plazo -que la generación actual, tan egocéntrica, no entiende- puesto que cuando surgen las desavenencias o los problemas, lo normal en nuestros días es salir de una relación y meterse en otra. Un pastor señalaba que el mundo no entiende el concepto cristiano de hermandad: "El mundo pide que hagamos amistades con personas que piensan como nosotros, que tienen ingresos parecidos, orientación política similar y las mismas aficiones. Estas amistades funcionan hasta que ocurre algo inesperado en la vida, te enfrentas a un problema serio, una muerte trágica o una enfermedad grave y entonces te das cuenta de que a nadie le importas mucho. ¿Por qué no? Puesto que no has invertido nada en la vida de otros, ahora tampoco tienes reservas en el banco de la amistad". La base de la verdadera amistad es un amor sacrificado. Escribe Pablo: "No cuento con nadie como Timoteo, quien se preocupa genuinamente por el bienestar de ustedes. Todos los demás solo se ocupan de sí mismos... pero ustedes saben cómo Timoteo ha dado muestras de lo que es..." (Filipenses 2:20-22 NTV). Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

7 de septiembre        Cuatro clases de dadores. Tercera parte "...RECOGIERON... DOCE CESTAS LLENAS" (Marcos 6:43)     Dadores de cesta. Un chiquillo le dio su comida a Jesús, y Él la usó para alimentar a cinco mil personas.Después "...recogieron, de los pedazos... doce cestas llenas" (Marcos 6:43). Los dadores de la cesta ven una necesidad mayor que la suya y dicen: 'Señor, esto es lo que tengo, tómalo, bendícelo y úsalo'. El comportamiento de los discípulos fue totalmente opuesto al del muchacho. Fijémonos en lo siguiente: 1) Trataron de eludir el problema."Despídelos para que vayan... y compren pan..." (Marcos 6:36). Tu fe sólo puede crecer cuando enfrentas problemas y buscas la respuesta de Dios. Y cuando se resuelvan, estarás en condiciones de recibir lo que Dios te va a dar en adelante. 2) No eran conscientes de lo que tenían.Jesús les preguntó: "¿Cuántos panes tenéis? Id a ver..." (Marcos 6:38).Moisés tenía una vara, y con ella dividió el Mar Rojo en dos. David tenía un tirachinas, y con él derribó al gigante. A lo mejor tú no eres consciente de ello, pero Dios ya te ha dado la respuesta. Él te ha dado algo con la capacidad de multiplicarse, una vez que lo pongas en Sus manos. La clave está en "ir y ver". 3) Despreciaron las cosas pequeñas."Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos pescados; pero ¿qué es esto para tantos?" (Juan 6:9). En lugar de pensar en tus carencias, considera la abundancia de Dios y su deseo de ayudarte. "No menosprecien estos modestos comienzos, pues el Señor se alegrará cuando vea que el trabajo se inicia..." (Zacarías 4:10 NTV). Pon a Dios en la ecuación; la fórmula del éxito eres tú + Dios, trabajando juntos.     Por Bob y Debbie Gass, con la colaboración de Ruth Gass Halliday

¡Pastor y mucho más! “Alimentará su rebaño como un pastor; llevará en sus brazos los corderos y los mantendrá cerca de su corazón. Guiará con delicadeza a las ovejas con crías.” Isaías 40:11 NTV. Los pastores cuentan con una habilidad muy especial que les hace reconocer a cada una de sus ovejas, aún cuando se mezclan con otro rebaño. Curiosamente, lo mismo sucede a la inversa, las ovejas reconocen fácilmente la voz de su pastor y lo siguen. La oveja es un animal manso, emocionalmente complejo y muy inteligente, aunque muchas veces distraído y propenso a perder el rumbo. Permanecen en grupos para protegerse de los depredadores y les encanta recibir toda clase de demostraciones de afecto, como las caricias. La Biblia dice que Dios es nuestro pastor, quien está siempre atento para venir en nuestro auxilio, proveyendo en lo que necesitamos, cuidándonos y aún saliendo a buscarnos cuando extraviamos el camino. Pero también la Biblia, habla de la grandeza de Dios, en su condición de Señor: El Salmo 95:3-5 dice: “Porque Jehová es Dios grande, Y Rey grande sobre todos los dioses. Porque en su mano están las profundidades de la tierra, Y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo Y sus manos formaron la tierra seca.” Que maravilloso es cuando podemos pensar en Dios como nuestro pastor, pero en realidad es muchísimo más que eso, la Biblia nos revela sus atributos y características (Creador de todo lo que conocemos, Omnipotente, Omnisciente, Omnipresente, Justo, Santo, Salvador, Libertador, Redentor, etc.); en resumen, El es TODO. La combinación de Señor y Pastor, de poder y amor, es lo que hace a nuestro Dios "el admirable". Pensar que Dios, con toda su gloria y poder tiene un trato tan amoroso hacia nosotros, que somos como langostas delante de él, es una muestra de su amor. Conocer a Dios cada día no solo transforma nuestras vidas, sino que provoca que lo adoremos con todo nuestro ser por quien realmente es. “Venid, adoremos y postrémonos; Arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano." Salmos 95: 6-7. En este día, aún en medio de tantas ocupaciones, te animo a que tomes un tiempo para adorar a Dios, no solo por lo que te da, sino simplemente por quien es: Señor y Pastor. Recuerda que como buen pastor, siempre estará atento para venir en tu socorro y como Señor, El es soberano sobre cualquier circunstancia. Clama a El y recibirás la fortaleza y protección que necesitas para tu vida. Soraida Fuentes

"San José es el tipo del Evangelio que Jesús abandonado el pequeño taller de Nazaret e inaugurada su misión de profeta y de maestro, anunciará como programa para la redención de la humanidad." S.S. Paulo VI

Le pido a Dios que el amor de ustedes desborde cada vez más y que sigan creciendo en conocimiento y entendimiento. (Filipenses 1:9 NTV)