Lo.
Lo.
Lo.

Lo.

Creo que nada vale contra esta caricia abrasadora que sube por la piel, ni el silencio, ese desatador de sueños...