There’s more to see...
Sign up to discover and save different things to try in 2015.
Visit Site

Related Pins

Se pueden contar las cosas de muchas maneras. Podríamos hacer una descripción detallada de lo que vemos, de lo que oímos, e incluso, en un arranque de originalidad, traducir en palabras lo que tocamos. Sin embargo, David Foenkinos nos hace viajar por las sensaciones, nos envuelve continuamente en un caramelo que mezcla lo agrio y lo dulce, en definitiva, lo que es la vida

Si tuviera que utilizar una palabra para opinar sobre la ópera prima de Jenn Díaz, diría que es fantástica. Si tuviera que utilizar dos, diría: realmente fantástica. La historia transcurre en un pueblo cerrado al exterior llamado Belfondo. Todo lo que ocurre en el pueblo pasa por el amo que domina la vida de todos y cada uno de sus habitantes. El amo todopoderoso distribuye funciones y trabajos para que a nadie le falte lo mínimo para vivir . Al mismo tiempo transmite (Continúa leyendo en...)

¿Por qué se entiende que un diario siempre va unido a sentimientos? ¿Por qué las emociones combaten en popularidad a la vida de un cuerpo que, casi siempre, aparece relegado un segundo plano? Y es que “Diario de un cuerpo” nos enseña que, ironías de la vida, lo que tenemos más a mano, delante de nuestras narices, es de lo que prescindimos a la hora de presentarnos.

Los invitados de la princesa, de Fernando Savater. Búscalo en reddebibliotecas.jccm.es

Federico García Lorca, La casa de Bernarda Alba.

LA LENTA AGONÍA DE LOS PECES. - Una de las casas estaba protegida por guardias armados con rifles AK-47. En una de las minúsculas celdas del sótano, Havana, todavía con la capucha puesta sobre la cabeza, olía los excrementos que se amontonaban a su lado. Las moscas se posaban sobre su piel y su ropa, pegada al cuerpo por el sudor, ante la atenta mirada de un adolescente que la vigilaba...

El tiempo entre costuras es una aventura apasionante en la que los talleres de alta costura, el glamur de los grandes hoteles, las conspiraciones políticas y las oscuras misiones de los servicios secre­tos se entremezclan en una trama vibrante.

PICOVERDE. - «Mi padre me compró en la ciudad por 365 francos. Eso es mucho dinero, más aún por una niña que no tiene ojos en la cara. A mis padres se lo oculté durante tanto tiempo como pude; si quieres convertirte en hija, es preferible no destruir sus esperanzas nada más cruzar la puerta. Eso nos lo inculcó la directora. En su casa no nos podemos quedar: somos demasiados, tenemos que integrarnos con la gente. A los que tienen los ojos bonitos, el pelo tupido y buena dentadura...