Explore Let Stand, Norte Grande, and more!

Explore related topics

La chicha, una cerveza andina elaborada con maíz fermentado, se prepara en grandes cántaros llamados wirkes. Allí se la deja reposar y se la revuelve cada cierto tiempo con paletas de madera. Antiguamente, la chicha se bebía en keros o vasos de lados divergentes, que en Arica eran los recipientes preferidos para este efecto. En San Pedro era más común tomarla en recipientes de calabazas.

La chicha, una cerveza andina elaborada con maíz fermentado, se prepara en grandes cántaros llamados wirkes. Allí se la deja reposar y se la revuelve cada cierto tiempo con paletas de madera. Antiguamente, la chicha se bebía en keros o vasos de lados divergentes, que en Arica eran los recipientes preferidos para este efecto. En San Pedro era más común tomarla en recipientes de calabazas.

En esta zona, la capital de los inkas estuvo donde está ahora Santiago. Su arquitectura ha desaparecido, pero restos inkaicos han sido encontrados en toda la ciudad. Uno de estos sitios fue excavado en esta sala de exposición. El famoso Camino del Inka corría por la Avenida Independencia hasta el río Mapocho, luego seguía por la calle Bandera hasta el Cerro de La Compañía. Allí, una fortaleza defendía la zona de los indígenas de más al sur y marcaba el límite meridional del Imperio Inka.

En esta zona, la capital de los inkas estuvo donde está ahora Santiago. Su arquitectura ha desaparecido, pero restos inkaicos han sido encontrados en toda la ciudad. Uno de estos sitios fue excavado en esta sala de exposición. El famoso Camino del Inka corría por la Avenida Independencia hasta el río Mapocho, luego seguía por la calle Bandera hasta el Cerro de La Compañía. Allí, una fortaleza defendía la zona de los indígenas de más al sur y marcaba el límite meridional del Imperio Inka.

El Estado Inka retribuía el trabajo de las personas con grandes festines, usualmente regados con abundante chicha, la cerveza andina de maíz. Los aríbalos inkaicos eran los cántaros chicheros por excelencia. Hallados en gran cantidad en los sitios arqueológicos de la cuenca de Santiago, son prueba segura de estos festines estatales. Estos aríbalos, al igual que los platos y las escudillas de la vitrina, combinan formas inkaicas con diseños de las culturas Aconcagua y Diaguita. Miembros de…

El Estado Inka retribuía el trabajo de las personas con grandes festines, usualmente regados con abundante chicha, la cerveza andina de maíz. Los aríbalos inkaicos eran los cántaros chicheros por excelencia. Hallados en gran cantidad en los sitios arqueológicos de la cuenca de Santiago, son prueba segura de estos festines estatales. Estos aríbalos, al igual que los platos y las escudillas de la vitrina, combinan formas inkaicas con diseños de las culturas Aconcagua y Diaguita. Miembros de…

Durante la prehistoria, brindar con bebidas alcohólicas fue tan propio de las ceremonias andinas como lo es hoy. La calidad del recipiente en que se bebía, indicaba la posición social de la persona. La nobleza tomaba chicha en vasos de plata y oro, mientras que la gente de menor nivel lo hacía en vasos de madera, cerámica o cestería. Como indicadores de estatus social, estos vasos chicheros acompañaban a su dueño hasta la sepultura.

Durante la prehistoria, brindar con bebidas alcohólicas fue tan propio de las ceremonias andinas como lo es hoy. La calidad del recipiente en que se bebía, indicaba la posición social de la persona. La nobleza tomaba chicha en vasos de plata y oro, mientras que la gente de menor nivel lo hacía en vasos de madera, cerámica o cestería. Como indicadores de estatus social, estos vasos chicheros acompañaban a su dueño hasta la sepultura.

El colorido de la cerámica de Arica proviene de las influencias de la cultura Tiwanaku (siglos vi – xii), pero se mantuvo hasta tiempos inmediatamente prehispánicos. Esta pieza de la fase Gentilar integra el llamado “Tricolor del Sur”, que se desarrolló principalmente en el sur del Perú. La monocromía de la cerámica de San Pedro, en cambio, carece de símiles en las regiones vecinas. A lo largo del tiempo fue roja, gris, negra, rojo violácea o café, pero siempre de un solo color, como si en…

El colorido de la cerámica de Arica proviene de las influencias de la cultura Tiwanaku (siglos vi – xii), pero se mantuvo hasta tiempos inmediatamente prehispánicos. Esta pieza de la fase Gentilar integra el llamado “Tricolor del Sur”, que se desarrolló principalmente en el sur del Perú. La monocromía de la cerámica de San Pedro, en cambio, carece de símiles en las regiones vecinas. A lo largo del tiempo fue roja, gris, negra, rojo violácea o café, pero siempre de un solo color, como si en…

El aríbalo o maka se utilizaba como contenedor para la chicha. La olla con pedestal o manca se empleaba para cocer los alimentos y el plato o chua se usaba para servirlos. Este trío de recipientes constituyó la vajilla mínima utilizada por cualquier grupo residente fuera del Cusco que estuviese relacionado con el Estado Inka. En Chile se usó también la aisana, un tipo de botella para contener líquidos.

El aríbalo o maka se utilizaba como contenedor para la chicha. La olla con pedestal o manca se empleaba para cocer los alimentos y el plato o chua se usaba para servirlos. Este trío de recipientes constituyó la vajilla mínima utilizada por cualquier grupo residente fuera del Cusco que estuviese relacionado con el Estado Inka. En Chile se usó también la aisana, un tipo de botella para contener líquidos.

En el siglo xv, el Estado inkaico anexó un territorio que abarcaba desde Arica hasta las proximidades de Rancagua. Su objetivo primordial era explotar las riquezas mineras, para lo cual organizó complejos agro-mineros en diversas regiones. Con la producción de los poblados agrícolas locales, alimentaba a quienes extraían minerales a gran escala. La religión, la lengua quechua, el camino inka y los tambos fueron sus principales instrumentos de dominación.

En el siglo xv, el Estado inkaico anexó un territorio que abarcaba desde Arica hasta las proximidades de Rancagua. Su objetivo primordial era explotar las riquezas mineras, para lo cual organizó complejos agro-mineros en diversas regiones. Con la producción de los poblados agrícolas locales, alimentaba a quienes extraían minerales a gran escala. La religión, la lengua quechua, el camino inka y los tambos fueron sus principales instrumentos de dominación.

Hacia 300 d.C., un pueblo de horticultores y recolectores llamado Pitrén creó las primeras cerámicas del sur de Chile. Más tarde, entre los ríos Biobío y Toltén, los agricultores El Vergel, confeccionaron una cerámica decorada con figuras geométricas en rojo sobre blanco. Este estilo se generalizó con la llegada de los españoles, adoptando formas europeas y pasando a conocerse como Valdivia. Sus herederos mapuches aún mantienen las antiguas formas y tecnologías de esos antecesores.

Hacia 300 d.C., un pueblo de horticultores y recolectores llamado Pitrén creó las primeras cerámicas del sur de Chile. Más tarde, entre los ríos Biobío y Toltén, los agricultores El Vergel, confeccionaron una cerámica decorada con figuras geométricas en rojo sobre blanco. Este estilo se generalizó con la llegada de los españoles, adoptando formas europeas y pasando a conocerse como Valdivia. Sus herederos mapuches aún mantienen las antiguas formas y tecnologías de esos antecesores.

En el pasado, la cerámica fue uno de los medios favoritos para expresar la identidad de los pueblos. En el Norte Grande, pese a que las culturas de Arica y San Pedro se desarrollaron en relativa cercanía, la primera optó por cerámicas de múltiples colores; la segunda, en cambio, las prefirió de un solo color. Al parecer, mientras más cercanos vivían unos de otros, más necesitaban diferenciarse.

En el pasado, la cerámica fue uno de los medios favoritos para expresar la identidad de los pueblos. En el Norte Grande, pese a que las culturas de Arica y San Pedro se desarrollaron en relativa cercanía, la primera optó por cerámicas de múltiples colores; la segunda, en cambio, las prefirió de un solo color. Al parecer, mientras más cercanos vivían unos de otros, más necesitaban diferenciarse.

Known for the sculptured “Portrait Stelae” the Honduran Mayan ruins at Copan portray some of the finest examples of this Maya Mesoamerican art form. “Temple 16” is the highest structure in this ancient Mayan temple archeological site  http://twitter.com/ChichenItzaBob

Known for the sculptured “Portrait Stelae” the Honduran Mayan ruins at Copan portray some of the finest examples of this Maya Mesoamerican art form. “Temple 16” is the highest structure in this ancient Mayan temple archeological site http://twitter.com/ChichenItzaBob

Pinterest
Search